Por qué la compra de antiguedades es una buena inversión

Por qué la compra de antiguedades es una buena inversión

Las antigüedades han sido a lo largo de la historia objeto de inversión por parte de numerosas personas y coleccionistas. Los muebles, pinturas o cualquier otro objeto antiguo o de época son una buen refugio donde invertir nuestros ahorros.

Actualmente es una tendencia en alza, donde cada vez son más las personas que deciden asesorarse y confiar en un profesional que les guíe a la hora de invertir parte de sus ahorros en antigüedades y objetos de época

A diferencia de las inversiones tradicionales en activos económicos tales como los fondos, acciones, planes de pensiones o cuentas de ahorro entre otros) es que las antigüedades ofrecen el placer de poder disfrutarlas y exhibirlas convirtiéndose en una pasión.

Cuando invertimos en otro tipo de activos, no recibimos nada a cambio de forma directa y estamos sujetos a muchos factores de índole coyuntural.

Al invertir en antigüedades recibimos a cambio piezas que se caracterizan no solo por su valor intrínseco, si no también por su valor histórico. Son muchas las personas interesadas en este tipo de objetos, por lo que su constante demanda hacen de ellas una alternativa de inversión segura y duradera.

 

¿Cómo invertir en antigüedades?

Invertir en antigüedades implica disponer de un profundo conocimiento que te permita poder identificar una antigüedad y saber valorarla en función de distintos aspectos.

Dado que muchas de las personas que llevan a cabo la compra venta de antigüedades lo hacen de forma complementaria a sus actividad profesional, es importante disponer de un profesional o experto en la materia que te asesore correctamente.


En Antigüedades Ángeles Viyuela llevamos más de 30 años asesorando a nuestros clientes en la compraventa de antigüedades y objetos de colección, Nuestra dilatada experiencia nos permite ofrecerte piezas de alto valor histórico y económico.


Cualquier mueble antiguo u objeto con una antigüedad superior a 50 años, incluso incluidos los muebles antiguos vintage (años 70, con gran auge en estos tiempos), puede hacer rentable tu inversión. Únicamente es cuestión de mirar tu presupuesto a invertir, buscar el tipo de mueble antiguo, objeto de decoración o cualquier otra antigüedad que te guste para la decoración de tu hogar.

Este es el mejor punto de invertir en antigüedades, a pesar de la rentabilidad que te genera, te produce una inmensa satisfacción al contemplarlas. Además, las antigüedades aumentan su valor a medida que pasa el tiempo.


¿Cuáles son las antigüedades más rentables?


No hay un regla que determine que antigüedades son y cuales no las más o menos rentables. Por norma general, cuanto más antigua es la inversión, más rentable.

Obviamente esto se debe a que los objetos cuanto más antiguos son, más difícil es de encontrarlo haciendo que sea mucho más exclusivo.

Sin embargo, hay otros muchos factores que influyen a la hora de llevar a cabo este tipo de valoración y que veremos en el siguiente punto.

¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de comprar una antigüedades?

Hay cuatro factores fundamentales a la hora de valorar una antigüeda.

  • EL contexto histórico de la misma.
  • El material en el que se esta fabricada.
  • EL número de piezas idénticas que puedes encontrar.
  • Saber si la piezas fue elaborada por un artista de renombre.

Cualquier antigüedad especial, única y de categoría, SIEMPRE, tendrá valor, siempre.

Quizás se pueda estancar en periodos de crisis como el actual, sin embargo a la larga siempre suben, es cuestión de tener paciencia.

¿Cuáles son los riesgos de invertir en la compra de antigüedades?

A la hora de comprar antiüedades hay dos riesgos que debemos evitar a toda costa.

El primero es la falta de asesoramiento. EL desconocimiento en la materia puede dar lugar a que compres objetos antiguos por encima de su valor real.

El segundo son las falsificaciones. Al igual que sucede con otros artículos, como los relojes de lujo, las falsificaciones y las réplicas son el principal riesgo cuando se invierte en antigüedades.

Hoy en día hay verdaderos profesionales que se dedican a la falsificación y reproducción de objetos de arte y antigüedades y que si no tienes los conocimientos necesario será muy difícil que puedas identificarlos. Algunos de ellos, dado su alto nivel de perfección, son casi “obras de arte de la falsificación”

Por este motivo te recomendamos que acudas a profesionales de confianza, con experiencia y acreditados en la compra y venta de antigüedades.

Antigüedades Ángeles Viyuela pertenece al Centro de Antiquarios Lagasca de Madrid. No dudes en consultarnos cualquier duda que puedas tener.

No te dejes llevar por la emoción y las ansias. Si tienes la mala suerte de ser engañado, el valor de tu antigüedad será muy inferior al que has pagado y tu inversión no será muy rentable.

¿Por qué confiar en Antigüedades Ángeles Viyuela?

En Antigüedades Ángeles Viyuela encontrarás tu lugar de confianza para comprar antigüedades. Disfruta de nuestra increíble colección en nuestro establecimiento ubicado en el Centro de Anticuarios Lagasca, centro de referencia para la compra de antigüedades en Madrid.

Además, recibirás un trato personal y profesional que te ayudará en todo momento en la compra y venta de antigüedades.

  • Garantía de la pieza que compras.
  • Precios sin comisiones.
  • Asesoramiento especializado.
  • Venta online.
  • Envío rápido
  • Atención personalizada.
  • Puedes ver las antigüedades en nuestra exposición.

¿Hay que declarar las inversiones y los beneficios de la compra y venta de antigüedades?

Como sucede con casí todo, la compra de antigüedades no está exenta de pagar impuestos.

Los beneficios gravada por el impuesto de actos jurídicos documentados, con una cuota a pagar, en función de la comunidad autónoma, que oscila entre un 0,5% y un 1% del valor del mueble antiguo, antigüedad u objeto de colección.

De igual forma se debe declarar en el impuesto de patrimonio (únicamente para los que tienen obligación de presentar dicho impuesto) y en el IRPF en el momento de la venta de la antigüedad, para tributar por el beneficio obtenido (diferencia entre el precio de venta y el valor de compra, más gastos e impuestos).

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *