Escribania de cuatro tinteros plata

6,500.00

Interesante escribanía de plata con marcas de la ciudad de Cádiz, realizada por Juan Antonio Pastor, y artífice  Manuel Rodríguez Meuta que ejerció entre los años 1731 y 1737, datando esta pieza entre ambas fechas.

Medidas: 14,5cm de altura máxima, tabla 29,5 x 23 cm, tinteros 9,5cm de altura, plumero 11 cm de altura, campanilla 10,5 cm de altura y 5,5 cm de base.

Peso 1,980 kg

Ref. 2273

 

ESCRIBANIA. Cádiz. 1731/1737. Juan Antonio Pastor

 

Plata torneada, fundida y cincelada. 14,5cm de altura máxima, tabla 29,5 x 23 cm, tinteros 9,5cm de altura, plumero 11 cm de altura, campanilla 10,5 cm de altura y 5,5 cm de base. Marcas en la superficie de la tabla y en una tapa de tintero: Hércules que sujeta a los dos leones, Corona/PR/. y MTA; burilada en el reverso de la tabla. Peso 1,980 kg

 

Tabla con cuatro patas de garra, de tipo ovalado de contornos con doble moldura, en los lados cortos dos trazos semiesféricos y en los largos cuatro segmentos, dos de tipo cóncavo y dos de tipo convexo, en el centro doble trazo semiesférico; marcando el centro de cada lado venera con tornapuntas en ese; suave caída al interior que repite la estructura y delimita el asiento de superficie plana con cuatro círculos moldurados donde encajan los tres depósitos y campanilla. Los dos tinteros y salvadera con cuerpos de perfil sinuoso, boca circular con cuatro molduras en un tintero y salvadera, tapa con suave inclinación al interior, el otro con doble moldura y boca más ancha, con tapa de doble moldura, escalón alto y suave inclinación al interior, rematan todas las tapas con pivote. La campanilla al inicio de la falda doble capa de lengüetas lisas y moldura en la parte baja, mango con gollete y nudo esférico cortado al centro por moldura, dos anillos en la parte alta para rematar en forma esférica igual al nudo. En el centro de la tabla se encuentra el plumero encajado por medio de tornillo, en forma de copa de perfil cóncavo, en la boca cuatro orificios para las plumas con remate de pivote igual a las tapas,  moldura en la parte alta y en el centro del vaso, dos cuellos y nudo semiesférico con moldura central similar al mango de la campanilla.

 

La primera marca corresponde a la de localidad de Cádiz; la segunda al marcador Manuel Rodríguez Meuta, quién utilizó como marca personal tres letras de su segundo apellido MTA, ejerciendo como tal entre los años 1731 y 1737, por lo que podemos datar esta escribanía en el intervalo de dichos años al carecer de cronológica; y la tercera pertenece al artífice a Juan Antonio Pastor, que nació en Puerto Real (Cádiz) en torno a 1700 y murió en 1779 en Cádiz. Debió aprender el oficio en Cádiz pero se desconoce con qué maestro. Según Pilar Nieva Soto hay noticias de Pastor al otorgar testamento el 14 de agosto de 1727 siendo por entonces maestro platero con tienda en la calle de las Carnes de Cádiz, y desde 1723 administrador de la herencia de las dos hijas menores de Luis Bimar ó Vinay, suponemos que en esa fecha fuera oficial de Bimar y que aprendiera con él el oficio, por eso le confiaría tan delicada misión. Fue platero titular de la Catedral de Cádiz desde 1740, ensayador de oro y plata y fiel contraste de la Real Audiencia y Casa de Contratación de Indias en los últimos años de su actividad.

 

De las obras conocidas suyas está el encargo por la catedral de las caídas o faldones del carro de la custodia procesional de la catedral en 1740, obra muy documentada y estudiada por diferentes autores que dieron a conocer las marcas que demuestran la autoría de Juan Antonio Pastor, también para la catedral aparece en 1741 la realización de un nuevo salero para el bautismo, una custodia portátil de 1756 conservada en Nuestra Señora del Rosario de la ciudad de Corella en Navarra, un chocolatero en colección particular realizado en torno a 1769/1771, y un atril conservado en el Museo de Arte Sacro de Bilbao, como la pieza más antigua conocida de Pastor entre 1731 y 1737. Según estudio de Pilar Nieva Soto[1] donde menciona una escribanía de cuatro tinteros con su marca, que bien pudiera ser esta, ya que ha permanecido durante un largo periodo en colección particular. El atril esta publicado junto con sus marcas en este estudio, dichas marcas son iguales a las que posee la escribanía que nos ocupa, así junto con el atril son las dos piezas más antiguas conocidas de este platero.

 

Esta escribanía destaca por ser posiblemente la más antigua que conocemos hasta la fecha en la platería española del siglo XVIII, con apenas decoración, solo en la tabla cuatro rocallas con tornapuntas, consigue una pieza dinámica y elegante a base de perfiles sinuosos y molduras. Hay que destacar los remates o tiradores de pivote que los vemos en obras anteriores de tipo religioso, sobretodo en cruces, al igual que la composición del plumero y mango de la campanilla recuerda la manera de elaborar los vástagos de los cálices. En época más avanzada el siglo XVIII hay una evolución con mayor influencia francesa, los depósitos y tapas suelen ser torsos o con acanaladuras, con algún elemento decorativo, y los remates en forma de jarrón o bellota.

 

[1] P. NIEVA SOTO, “Objetos de plata conservados” en J. RIVAS CARMONA (coord.), Estudios de platería San Eloy 2009. Murcia, 2009, pp. 596-598. En esta fecha la historiadora desconocía el paradero de la pieza: “mencionaremos que hace bastantes años vimos en el comercio del arte una escribanía de cuatro tinteros con su marca, pero ignoramos su paradero actual