Copa de Bocados o Bernegal

3,800.00

Copa de Bocados o Bernegal para beber líquido o vino, de plata con marcas posiblemente de San Sebastian y artífice Pedro de Aguirre. Siglo XVII.

Medidas: 8,5cm de altura, 19,5cm de anchura, 15,5 cm de diámetro boca, 9,5cm diámetro base

Peso: 174 gr

Ref. 1918

 

 

.

Plata moldeada, fundida, relevada y recortada, 8,5cm de altura, 19,5cm de anchura, 15,5 cm de diámetro boca, 9,5cm diámetro base. Marcas en las dos asas S, oP/ DEAGIRE  (D y E, I y R fundidas). Peso 174 gramos.

Cuenco semiesférico con ocho bocados de perfil semicircular, con arcos hacia abajo, hojas y frutas relevadas en la intersección de los arcos con lengüetas reveladas en todo el contorno inferior, todo ello con punteado. Asas en Ce con patilla, recortadas y planas que se elevan sobre el borde y se unen a la boca en la patilla inferior. Base con elevación convexa al interior, adorno de flor de cuatro pétalos ó cruz con punteado dentro de dobles círculos punteados también.

La marca aparece impresa en las dos asas. La S puede tratarse de la marca de localidad de San Sebastian, recogida desde el siglo XV en la Enciclopedia de Plata Española y Virreinal Americana, que puede prolongarse su uso hasta fines del siglo XVI o primeros del XVII que introducen como marca el escudo de la ciudad y pueden utilizarlas indistintamente, conjuntamente ó no utilizarlas, pues en el siglo XVII no existía marca de localidad en San Sebastian. La marca personal de artífice corresponde probablemente a Pedro de Aguirre del cual solo se conoce esta pieza y unos platos del primer cuarto del siglo XVII en el Instituto Valencia de Don Juan de Madrid, sin marca de localidad[1]. El apellido Aguirre es uno de los más antiguos  de esta ciudad. La falta de piezas conocidas y la poca documentación sobre la platería en San Sebastian hace que se desconozcan datos y marcas publicadas de este artífice.

La estructura es la típica de una copa de bocados, al carecer de pie es posible que en la época hubiese recibido también el nombre de tembladera.

La ornamentación de la pieza es sencilla a base de punteados y relevados la decoran con lengüetas y frutas esquematizadas que vemos en otra piezas más elaboradas de fines del siglo XVI. En la colección Hernández-Mora hay una copa de bocados de Bilbao con marca de Celedón Usparicha de fines del siglo XVII con decoración de acantos y otra en la Fundación Lázaro Galdiano sin marca, con decoración de acantos, medias flores y flores completas esgrafiadas de fines del siglo XVII, ambas de estructura muy similar.

Pieza inédita y de gran interés al tratarse de un objeto de fines siglo XVI  o principios del XVII que posee marca de localidad y platero, además de solo existir una pieza publicada y conocida de este artífice; sin olvidar que se trata de una pieza de uso doméstico para beber de las que han llegado muy pocas al momento actual. Este tipo de copa fue perdiendo vigencia al ser sustituida por vasos altos (gobelet) según la moda francesa introducida a principios del siglo XVIII.